Centros de bronceado Elche Valencia

Tienes alguna fiesta que atender, pero no es verano y te sientes un poco "palida"? Muchas personas han descubierto los nuevos centros de bronceado que te le dan un brillo inolvidable a tu piel. Aqui te damos una lista de centros especializados en bronceados en Elche, asi mismo te ofrecemos una lista de tratamientos para la piel para mantenerte siempre sana.

CENTRO ESTÉTICA MARGA
965446022
Calle Doctor caro, 65 bajo.
Elx, Valencia
 
CLÍNICA ALTAMIRA
965469793
Calle Jorge Juan, 49 (frente ambulatorio San Fermín).
Elx, Valencia
 
ARIES CLÍNICA MÉDICA
966661339
Blas Valero, 17 - Entlo Izq
Elx, Valencia
 
AZULETO ESTÉTICA
965438610
Paseo Germanias, 30
Elx, Valencia
 
SPORT STREETS.L.
964244511
Ctra.N-340, KM 64,5.
Castellon, Valencia
 
DEPILATORY ELX S.L.
965437334
Camilo Flammarión, 36
Elx, Valencia
 
MENOS PELOS S.L.
966665746
Dr. Caro, 37.
Elx, Valencia
 
CLÍNICA DERMATOLÓGICA DR. ANTONIO MARTÍNEZ TORRES
966674496
Corredora, 42 - Entresuelo
Elx, Valencia
 
LIFE & MEN
965429184
Zurbarán, 3.
Elx, Valencia
 
SOLMANIA
964471200
Pl.Emperador CarlesI, 10.
Castellon, Valencia
 

Piel dañada por el sol

¿Qué es?

A pesar de que a la mayoría de la gente les gusta el calor y la luz del sol, la exposición excesiva al sol puede dañar considerablemente la piel humana. El calor del sol seca las áreas externas de piel desprotegidas y reduce el suministro de aceites lubricantes naturales de la misma. Además, la radiación ultravioleta (UV) del sol puede producir quemaduras y cambios a largo plazo en la estructura de la piel.

Los tipos más comunes de daño solar a la piel son:

  • Piel seca: la piel expuesta al sol puede perder gradualmente la humedad y los aceites esenciales, y adquirir una apariencia seca, escamosa y con arrugas prematuras, incluso en personas jóvenes.
  • Quemadura de sol: la quemadura de sol es el nombre común que se le da a las lesiones en la piel que aparecen inmediatamente después de la exposición de la piel a la radiación UV. Las quemaduras de sol leves solo causan enrojecimiento de la piel, que puede ser dolorosa, pero los casos más severos pueden producir pequeños bultos llenos de líquido (vesículas) o ampollas más grandes.
  • Queratosis actínica: es un pequeño bulto parecido al papel de lija o un parche escamoso de piel dañada por el sol con tono rosado, rojo, amarillo o parduzco. A diferencia de las marcas del bronceado o quemaduras, por lo general, una queratosis actínica no desaparece a menos que se la congele, se la trate químicamente o la extraiga un médico. Una queratosis actínica se desarrolla en áreas de la piel que han estado expuestas a rayos ultravioletas en repetidas ocasiones o por períodos prolongados, y es una señal de advertencia de un alto riesgo de desarrollar cáncer de piel. Aproximadamente entre el 10 y el 15 % de las queratosis actínicas finalmente se convierten en cánceres de células escamosas de la piel.
  • Cambios a largo plazo en la colágena de la piel (proteína estructural): estos cambios incluyen fotoenvejecimiento (envejecimiento prematuro de la piel causado por la exposición al sol) y púrpura actínica (sangrado de los vasos sanguíneos frágiles debajo de la superficie de la piel). En el caso del fotoenvejecimiento la piel desarrolla arrugas y líneas finas debido a los cambios en la colágena de lacapa profunda de la piel (dermis). En el caso de la púrpura actínica, la radiación ultravioleta daña el colágeno estructural que soporta las paredes de los diminutos vasos sanguíneos de la piel. Particularmente en las personas más grandes, este daño del colágeno hace que los vasos sanguíneos sean más frágiles y más propensos a romperse después de un leve impacto.

Los episodios repetidos de quemaduras de sol y exposición al sol sin protección durante toda una vida, pueden aumentar el riesgo de una persona de desarrollar un melanoma maligno u otras formas de cáncer de piel. Como regla, si usted tiene piel y ojos claros, el riesgo de desarrollar daños relacionados con el sol o cánceres de la piel es mayor. Esto se debe a que su piel contiene menos cantidad de un pigmento oscuro llamado melanina...

Haga click aquí para leer mas artículos de Vida y Salud

Sol, Viejo Amigo

Esta es la cuarta contribución de María Amelia Bazdekis, ganadora de nuestro concurso de blogueras.

Que días aquellos. Aparte de los ritos diarios de hacer la cama, quitar el polvo a mi cuarto y salir a comprar el pan, no tenía más compromisos que el de encontrarme con las amigas en la piscina. Lo que más me gustaba era llevarme la radio o el ¨Walkman¨ a la ¨pisci¨ y escuchar la música de moda.

En el año 1983, tumbada sobre una toalla en el césped, escuché la canción ¨Vamos a la Playa¨ 4,523 veces. Cerraba los ojos, sentía el calor del sol sobre la piel y la luz que pasaba a través de los parpados era de color naranja. Eran ratos realmente pacíficos y el sol, como buen amigo, me acompañaba en todo momento.

A mi hermana le gustaba ponerse aceite con olor a coco en la piel: muy típico de los años 80´s. Mis amigas preferían echar unas gotas de yodo en el envase de la crema Nivea y se lo frotaban en la piel porque decían que así se bronceaban mejor. Yo me conformaba con cualquiera leche ¨anti-solar¨ que encontraba, ya que no me importaba tanto ponerme morena. Lo que yo quería era escuchar mi música y pensar en los chicos. En esos tiempos creo recordar que no existía el ¨SPF¨. Al menos, no existía para las chicas de 18 años. Y de vez en cuando… me quemaba un poco.

Hace tres años me noté una espinilla en un lado de la frente. No lo di gran importancia, pero como era de aspecto feo decidí ir a mi dermatóloga para que me lo quitara. A la semana recibí una llamada con una mala noticia. Cáncer. Qué disgusto. Qué sorpresa. Qué confusión. Qué miedo. Yo no era de las chicas que se echaba al sol con el propósito de broncearme. Jamás fui a un ¨tanning salon¨. Y para colmo, por tener responsabilidades de mamá, hacía años que no me echaba a tomar el sol. Así que, me hice la misma pregunta que se hacen todos en mi situación: ¿Por qué yo?

Hay muchos factores: el tiempo expuesto al sol, los genes y, claro, las quemaduras. Como dice el refrán: ¨De nada sirve llorar sobre la leche derramada¨. Lo que me toca ahora es intentar prevenir más problemas en el futuro. Para empezar, como madre, siempre pienso primero en mis hijas. Lo curioso es que cada una de mis niñas tiene un tono de piel distinto. La más mayor es morena por naturaleza y las mellizas son a cual más blancas. Pero a mí me da igual. Las pongo el mayor SPF posible antes de salir de casa si sé que van a estar al sol.

En cuanto a mí, me examino la piel con frecuencia. Antes de salir a la calle me po...

Haga click aquí para leer mas artículos de Vida y Salud