Centros de odontología Avilés Asturias

A continucion podras encontrar en esta pagina un listado de centros dedicados a los servicios de odontologia en Avilés

María Begoña Bermejo Campos
985521743
La Cámara, 21
Avilés, Asturias
 
Centro Dental Especializado
0034985512363
C/ La Cámara 9 1º
Aviés, Asturias
 
Clínica Dental Guillermo Martínez Vega
985564982
Av. Fernández Balsera, 7
Avilés, Asturias
 
Clínica Dental Ángel García Sevilla
985564860
Juan XXIII, 2
Avilés, Asturias
 
Ángel María De Los Heros Bernardo
985563551
Ruiz Pérez, 8.
Avilés, Asturias
 
José Antonio Rubin García
985548987
Dr. Severo Ochoa, 11
Avilés, Asturias
 
Clínica Villalaín
985 52 02 89
Avda. Fernández Balsera 9. 1º C
Aviles, Asturias
Especialidad
estética dental, implantes, cirugía, prótesis
Horario
de 8:30 a 20 horas ininterrumpidamente

José Carlos González Suárez
985522871
José Manuel Pedregal, 5.
Avilés, Asturias
 
Clínica Villalain
985520289
Av. Fernández Balsera, 9
Avilés, Asturias
 
José Gonzalo Menéndez Fernández
985564694
José Cueto, 4
Avilés, Asturias
 

Tipos de frenillos (frenos) y por qué se necesita este tratamiento de ortodoncia

¿De metal, blancos o invisibles? Los frenillos (frenos) de hoy ya no son lo que eran: son más avanzados y disimulados. Si bien todavía existen algunos de metal, hoy hay alternativas que los hacen prácticamente invisibles. Aquí te contamos por qué son necesarios los tratamientos de ortodoncia, tanto en los niños como en los adultos, y qué tipo de frenillos hay.

Algunos niños no ven la hora de usarlos mientras que otros no encuentran tan atractiva la idea de tener frenillos (frenos). A través del tiempo, los aparatos de ortodoncia han sido protagonistas en series televisivas, películas y hasta videos musicales. Miley Cyrus, Cindy Crawford y Tom Cruise, son algunas de las personalidades que han pasado por uno de estos tratamientos en algún momento de su vida.

¿Sabes por qué a veces es necesario utilizar frenillos u aparatos de ortodoncia? Porque los dientes, no están derechos, no están alineados o la mordida no es precisa. Esto se llama maloclusión, que significa “mala mordida” y puede producirse porque los dientes están apiñados, porque hay dientes de más o dientes ausentes o porque la mandíbula no está alineada.

La mayoría de las maloclusiones son heredadas, aunque a veces pueden ser adquiridas, por ejemplo en accidentes, por la pérdida temprana o tardía de los dientes de leche o por chuparse el dedo pulgar por mucho tiempo.

Para corregir estas situaciones se utilizan los aparatos de ortodoncia, que enderezan los dientes ejerciendo presión constante sobre ellos y manteniéndolos en una posición fija durante período determinado de tiempo. Estos tratamientos, que antes eran más comunes en los niños, hoy también pueden ser utilizados en los adultos con resultados exitosos.

En el pasado, los frenillos o frenos sólo eran de metal, por eso eran tan notorios y resaltaban sobre el blanco de los dientes ni bien la persona que los llevaba delineaba una sonrisa. Con los avances médicos y tecnológicos, los materiales se fueron ampliando y hoy hay varias posibilidades, algunas de ellas prácticamente invisibles.

Incluso, cuando la preocupación es estética, lo más reciente en el tratamiento de ortodoncia se denomina, justamente, aparatos “invisibles”, los que están compuestos por alineadores claros, removibles, de plástico moldeado, que mueven los dientes a nuevas posiciones.

Los frenillos pueden estar armados con diferentes componentes, de distintos materiales. Los principales son los soportes o corchetes y los alambres.

La parte que aguanta los alambres, denominada soportes o corchetes, puede ser de acero inoxidable, transparente o del color de los dientes, de cerámica o de plástico. En general, los soportes se pegan al frente de los dientes, pero en algunos casos estos pueden ponerse en la parte posterior de ellos para ocultarlos.

En cuanto a los alambres que se usan para los frenillos (frenos), también se notan menos que antes, son mejores y más pequeños, ya que se fabrican con materiales muy avanzados, y ejercen una suav...

Haga click aquí para leer mas artículos de Vida y Salud